BLOG #FUTURO SOSTENIBLE

Sostenibilidad

Just Sustainability, nothing personal

x un futuro + sostenible 🗺

El blog del Observatorio de Sostenibilidad pretende recoger trabajos del propio observatorio, artículos o noticias especialmente actuales y significativas para la sostenibilidad. En esta sección hablaremos de sostenibilidad, intentado conectar los diferentes aspectos que la conforman, (calidad del aire, agua, suelos, biodiversidad, etc.. con economía, sociología, ecología… ) además de los principales agentes responsables, (academia, administración, empresas y ciudadanos) utilizando las mejores herramientas disponibles tales como el bigdata, la inteligencia artificial, u otras herramientas como los ODS, o la Agenda urbana para solucionar los graves problemas que tenemos tales como la emergencia climática, la pérdida de biodiversidad, las ciudades sostenibles, la falta de economía circular  o la creciente desigualdad.

Nuestra norma inspiradora dice “los comentarios son libres, pero los hechos son sagrados”.

CALIDAD DEL AIRE Y COVID19

diciembre 2020

La tragedia de la Covid19 ha propiciado durante estos meses “una oportunidad histórica para poder estudiar en detalle el impacto que han tenido las medidas de confinamiento en la contaminación de nuestras ciudades en una escala histórica desconocida a nivel mundial”. El Observatorio de Sostenibilidad ha analizado la evolución del NO2 en 80 ciudades que suponen un 17, 3 millones de habitantes del país, es decir un 40% de la población del país durante el año 2020.  

Se han considerado 4 periodos, desde el 1 de enero hasta el 30 de noviembre.

  • a) pre #covid19, es decir hasta el 14 de marzo,
  • b) confinamiento más estricto, es decir hasta el 11 de junio,
  • c) postconfinamiento (verano) confinamiento menos estricto, hubo un vaciamiento de las ciudades y la mayoría de la población fue a la costa o zonas rurales
  • d) postconfinamiento (curso escolar) vuelta paulatina a la normalidad. Desde el principio de setiembre, la gente volvió a las ciudades, se abrieron los colegios y se inició una vuelta a la normalidad más o menos cercana al periodo precovid19.

Se han analizado 4 tipos de tamaños de ciudad:

  • entre 50 mil y 100 mil habitantes, (1.816.034 personas)
  • entre 100 mil y 250 mil, (5.995.092 personas)
  • entre 250 mil y 50 mil y (3.374.009 personas)
  • mayores de 500 mil donde solo encontramos Madrid, Barcelona, Zaragoza, Málaga, Valencia y Sevilla (7.635.419 personas)

Los datos recopilados son relativos a 76 ciudades que suponen unos 18,8 millones de personas, casi el 40% de la población del país. Se han comparado cuando ha habido datos continuos desde 2017, es decir se han comparado con cuatro años y se ha elegido el contaminante NO2 en estos cuatro periodos. La información de las partículas presenta una varianza mucho mayor y depende de una forma más directa de las condiciones meteorológicas inmediatas. El NO2 está más relacionado con el uso del automóvil privado pero también con el transporte alrededor de las ciudades, logística, aeropuerto, puertos, pequeñas industrias, etc..

Los resultados son elocuentes:

La contaminación era muy parecida en a) el periodo precovid en todos los años, con valores medios del 92% respecto a las concentraciones normales. Durante el b) confinamiento más estricto, es decir hasta el 11 de junio, se produjo una fuerte caída de las concentraciones de contaminantes, con estos datos se observan medias del 50% aproximados, posteriormente en el c) postconfinamiento (verano) confinamiento menos estricto, hubo un vaciamiento de las ciudades y la mayoría de la población fue a la costa o zonas rurales con lo cual aumento la contaminación hasta valores del orden de un 57%, aquí hay que incluir el factor verano y diáspora de la gente de las ciudades. Y finalmente en el último periodo el d) postconfinamiento (curso escolar) con la vuelta paulatina a la normalidad, desde el principio de setiembre, la gente volvió a las ciudades, se abrieron los colegios y se inició una vuelta a la normalidad más o menos cercana al periodo precovid19, en este periodo se observan concentraciones de contaminación del orden de un 75% respecto al periodo precovid, pero con tendencia al aumento. Los datos acaban en noviembre de 2020, pero sin duda cuando e dispongan de más información se constatará previsiblemnte este aumento.

Respecto al tamaño de las ciudades se observa que conforme aumenta el tamaño de las conurbaciones aumenta la contaminación en cada uno de los periodos, siendo en las grandes ciudades donde más aumenta la contaminación.

La tragedia de la COVID19 ha producido un desplome de la economía española induciendo entre los numerosos efectos el de una reducción del uso de combustibles fósiles en la industria y en el transporte. La paralización de la economía ha implicado desde el punto de vista medioambiental la caída a niveles históricos de contaminantes[1] como NOx, partículas y SO2, que repercuten en la química del ozono.

Este informe actualiza el realizado durante el confinamiento por el OS, por los profesionales del OS y la profesora Dra. María Teresa Baeza Romero, de la Escuela de Ingeniería Industrial y Aeroespacial de Toledo de la Universidad de Castilla-La Mancha que observaron el “descenso en las concentraciones de NO2 durante el confinamiento especialmente en las ciudades más pobladas. No se observa un efecto tan claro en la concentración de partículas. Así, no se observa una tendencia estadísticamente significativa en la concentración de PM2.5 dada la gran variabilidad de los datos. Sí que se observan bajadas en PM10 en algunas ciudades, pero no en aquellas ciudades con mayores descensos de NO2 “ también que “18,6 millones de habitantes han mejorado su calidad del aire respirando un 50% menos de NO2  especialmente en las ciudades más grandes”. Las cinco grandes ciudades nunca han tenido un aire tan limpio desde que existen datos comparables, habiendo mejorado su calidad del aire más de un 50% en dióxido de nitrógeno (NO2) en el periodo del estudio respecto a los tres años anteriores (2017-2019) en las mismas fechas. Los días con aire sin apenas contaminación por NO2 (ICA NO2<10) directamente no existían en Madrid y Barcelona antes de la alerta sanitaria; en el resto, su porcentaje ha aumentado un 370% durante el confinamiento. El conjunto de las 11 ciudades más pobladas de España exhibe un descenso durante el confinamiento de -16 µg/m3 de NO2 respecto al nivel medio de referencia de 2016-2019, mayor que el del conjunto de las 10 menos pobladas, que es de -9 µg/m3. Mejora significativa de la calidad del aire en 7 millones de personas y desplome histórico en el consumo de combustibles para el transporte

Las principales recomendaciones de aquel estudio y que no se han tomado como se observa por los datos observados posteriormente son que la nueva normalidad #postcovid19 debe implicar una buena calidad del aire para todos:

  1.  Cualquier medida que implique una disminución de emisiones a largo plazo es positiva y repercutirá en una mejora de la calidad del aire y directamente en la salud de las personas.
  1. Respecto al contaminante NO2, se observa la necesidad de disminuir el tráfico, establecer desde zonas peatonales, uso de bicicleta, motos y coches eléctricos, transporte público no contaminante, más baratos y de mayor frecuencia, flotas de bajas emisiones, medidas desincentivadoras del coche privado, etc., etc. Las recomendaciones respecto a las partículas son menos obvias ya que, con los datos empleados, no se observan patrones claros de mejora durante el periodo de confinamiento.
  2. Este inimaginable experimento ecológico, también revela que existe un remanente de NO2 (algo menor del 50%) que debe ser monitoreado, vigilado e identificado para realmente mejorar la calidad del aire de las ciudades. Procede de fuentes diversas que se suman a las emisiones del tráfico rodado residual, de logística que nunca se paró durante la covid19, producido por generación de energía, grandes industrias, polígonos industriales, gestión de residuos, calefacciones domésticas, masas de aire procedentes de otras regiones, etc.
  3. Es necesario evaluar desde la óptica de políticas públicas cuales son las mejores acciones para disminuir estos niveles de NO2 y de partículas que tengan un menor impacto en la población.
  4. La calidad del aire en las ciudades que respiramos día a día y que afecta gravemente a nuestra salud es un reto sanitario que hay que enfrentar sin más dilación. La sociedad española ha sido capaz de reaccionar de una forma admirable ante el reto sanitario puntual provocado por el COVID19. Ahora resta saber si, seremos capaces de concienciarnos de los efectos en nuestra salud de la calidad del aire y de afrontar también la otra crisis ambiental que nos acucia, el cambio climático.

La conclusión final del análisis es que, si no se cambian las políticas, tanto de transporte como de movilidad de las ciudades en muy pocas semanas o meses estaremos en una situación idéntica a la existente antes de la COVID19 en cuanto a niveles de NO2 y por tanto de efecto muy negativo sobre la salud de los ciudadanos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *